martes, 27 de diciembre de 2016

EXTRACTO DE TESIS DOCTORAL "MITOS Y LEYENDAS DE LA PROVINCIA DE HUELVA"

Mitos y Leyendas de la Provincia de Huelva.
Los mitos principales vinculados a Huelva son:
-Hércules y los toros de Gerión: Gerión fue el primer rey mitológico de Tartessos según ciertos mitos era un gigante tricéfalo, o al menos con tres cuerpos de cintura para arriba, el cual pastoreaba sus grandes manadas de bueyes a las orillas del Guadalquivir. Este mito dice que una de las doce pruebas de Hércules (Heracles) era el robo de los bueyes de Gerión. La leyenda dice que Gerión era un gigante que fue vencido por Hércules (Heracles) y sobre el que se construyo la Torre de Hércules en La Coruña. La leyenda de Hércules y Gerión fue descrita por diversos poetas griegos entre ellos por Estesícoro de Himera en tomo al 590 A.c. quien compuso un poema, de nombreGeryoneisque sitúa el mito en las proximidades de Cádiz.
-Tartessos: Existen diversos yacimientos arqueológicos donde se han encontrado restos de este periodo. Su mitología o religión es muy difusa, no pudiéndose determinar con claridad sus dioses aunque se sostiene que eran politeístas con posibles influencias fenicias, en el yacimiento próximo al hospital Juan Ramón Jiménez se encontraron ídolos de piedra con símbolos en esa necrópolis al igual que otros objetos en la necrópolis de la Joya. Existen según parece referencias en la biblia al pueblo Tartessos así como de Herodoto, se dice que era la primera civilización occidental. Se generó una leyenda urbana en la que se afirmaban que podían observarse en fotos aéreas geoglifos en un yacimiento próximo al seminario, según parece eran antiguas vides de aquella época pero hubo mucha gente que lo investigó creyendo que eran marcas como las de Nazca en Perú de supuesto origen extraterrestre, fueron publicadas las fotos aéreas por una revista y se interesaron medios de comunicación de todo el mundo.


-Atlántida: en el caso de que Platón en sus Diálogos no hiciera más que relatar una verdad histórica y no una leyenda de la antigüedad al mencionar la existencia junto a los Pilares de Hércules de una fabulosa ciudad (laAtlántida) que en cuestión de "un día y una noche... desapareció entre las profundidades del mar". En 1922, el arqueólogo alemánAdolf Schultenretomó y popularizó la idea de queTartessosfue la Atlántida. Hipótesis que había tomado de los historiadores españoles Francisco Fernández y González (finales del s. XIX) y su hijo, Juan Fernández Amador de los Ríos (1919) y que desde entonces ha contado con varios seguidores hasta el día de hoy.
En el año 2005, un equipo multidisciplinar de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (Juan José Villarias Robles, Sebastian Celestino Pérez y Ángel León) y de la Universidad de Huelva (Antonio Rodríguez Ramírez), en el marco del denominado Proyecto "Constatación de la hipótesis de Wickboldt-Kühne", comprueban sobre el terreno si las formas geométricas que se advierten en las imágenes de 1996 del Espacio Natural de Doñana obtenidas desde el satélite indio IRS y señaladas por los investigadores alemanesWerner Wickboldt(Braunschweiger Zeitung, 10 de enero y 19 de febrero de 2003) yRainer W. Kühne(Antiquity, Vol. 78, Nº 300, junio de 2004), y las que el escritor y atlantólogo hispanocubano Georgeos Díaz-Montexanoaportó , públicamente, a Rainer Kühne en el 2003 en el forum Atlantis Rising, corresponden a un yacimiento arqueológico de importancia tal como la Atlántida o Tartessos. Los resultados de las pruebas realizadas (georradar, tomografía, sondeos, catas sedimentológica) entre 2005 y 2010 no permitieron descartar que tales formas geométricas obedecieran a los restos arqueológicos referidos por Wickboldt y Kühne, ni siquiera se pudo constatar la verdadera naturaleza de tales extrañas formaciones, aunque se insistió en que era muy poco probable que fueran naturales o geomorfológicas, tal como se refleja en los informes presentados ante el CSIC y la Junta de Andalucía y que se pueden consultar en la Web del CSIC.
Basado en las investigaciones del CSIC y la Universidad de Huelva National Geographic Society emitió en marzo del 2011 un documental sobre la Atlántida, "Finding Atlantis",bajo la conducción del profesor de laUniversidad de Hartford (Connecticut),Richard Freund, quien, basándose en anteriores hipótesis de autores españoles y alemanes, defiende la posible localización de la capital de la Atlántida en elParque de Doñana, la cual habría sido enterrada por un poderoso tsunami y posiblemente un terremoto.

Pero los tres se concentran en una zona alrededor de la desembocadura del Guadalquivir, a excepción de la era tartesia que abarca más territorio. Pero existen hechos, lugares y personajes legendarios vinculados a Huelva.

Existen hechos, lugares y personas que tienen su leyenda en Huelva y provincia:
- El Río Tinto según parece era famoso por la leyenda de que su color era debido a la sangre de Cristo, mas tarde se descubrió que era por la meteorización de minerales que contienen sulfuros de metales hallados en los yacimientos a lo largo del río. El área del Río Tinto presenta analogías importantes con Marte, que pueden ayudar en la búsqueda de vida, en agua líquida, bajo el subsuelo de Marte por lo que la NASA realizó estudios y experimentos allí en el río y sus proximidades.
- Sobre el descubrimiento de America, sus personajes y demás existen varias:
1. Existe la leyenda que dice, sobre la procedencia de Cristóbal Colon, que era genovés, se ha especulado mucho pero no se sabe de donde era de forma objetiva.
2. Se estima que antes que Colón, llegaron a América expediciones fenicias, romanas y vikingas. Según las leyendas nórdicas, los vikingos (un pueblo de implacables guerreros, que se estableció en Islandia a fines del siglo IX) llegaron a América a principios del siglo XI. Recorrieron y se establecieron en la costa atlántica del actual Canadá.
3. Sobre el primer hombre que descubrió America (aunque no eran conscientes de ello al igual que Colon y desconocían que era un nuevo continente). Se dice que el primero fue un vikingo: El explorador vikingo fue Leif Eriksson, El Afortunado, quien alrededor del año mil exploró la Tierra de Baffin, que llamó Helluland. Más al sur, llegó a la península Labrador (Markland) y la isla de Terranova, que bautizó como Vinland, donde se habría formado la primera colonia europea en América.
4. También sobre quien o quienes descubrieron America hay que tener en cuenta que antes de la llegada de los españoles existían en América culturas milenarias. Si alguien la descubrió fueron los hombres que, provenientes del Asia, cruzaron el estrecho de Bering hace más de 50.000 años, bajando hasta el extremo sur chileno donde se han encontrado restos humanos que datan de unos 10.000 años.
5. Otro mito a tener en cuenta esque hace unos 5.000 años, llegaron en canoas (por el Pacífico norte) navegantes originarios de la cultura Jomon (isla Kyushu, al sur de Japón) que con su cerámica influyeron a la Cultura Valdivia (Ecuador) y a otros pueblos originarios de la actual Colombia.
6. Existe la leyenda de que el Viejo Mundo (Europa) era la avanzada de la civilización y el Nuevo Mundo (America) estaba en el salvajismo pero existían en cuanto a la metalurgia similares conocimientos de las dos, en cuanto a las ciudades Teotihuacan poseía medio millón de habitantes solo superada en su época por Pekín y también crearon el numero 0 que se incorporo en Europa a través de los árabes.
7. Se dice que la primera persona que vio America en el viaje de Colon fue Rodrigo de Triana, marinero de Lepe, pero según el estudio realizado por los historiadores Guadalupe Fernández Morente e Ignacio Fernández Vial fue Pedro de Lope, de La Redondela.
8. La Ermita Santuario de la Virgen de la Cinta en el que la leyenda cuenta que Colón, como hacían los marineros de la época, peregrinó al santuario para agradecer los favores concedidos en su travesía.
9. El Monasterio de Santa Clara además de ser uno de los edificios más antiguos de Huelva, fue fundado en 1337, tiene la leyenda de que allí en su Iglesia rezó Cristóbal Colón la noche del 16 de Marzo de 1493 a su regreso del descubrimiento de America.


- También la Gruta de las Maravillas tiene una leyenda la cual dice que su descubrimiento fue por un pastor, Tío Blas, que perdió una res por una oquedad del cerro. Se abrió al turismo en 1914 y es la primera cueva turística europea.
- Existe una curiosidad, que también es legendaria, y es que el primer europeo en fumar fue Rodrigo de Xerez o Rodrigo de Jerez, natural de Ayamonte que resultó condenado por la inquisición por brujería debido a sus hábitos paganos y diabólicos. Cuando fue liberado 7 años después la costumbre de fumar se había extendido.
- Hay una teoría científica en desarrollo en la actualidad que nos dice que el uso de la escritura y de las vocales en la escritura empezó hace unos 4.000 años por aquí en Huelva y paralelamente en sumeria y Babilonia para hacer transacciones comerciales.
- Los fenicios y los griegos situaron aquí, en el estuario del tinto y el Odiel, el “Jardín de las Hespérides” y los “Campos Elíseos”, el sitio donde se vivía idílicamente, a placer. En Lepe, en su historia oficial, dicen que los Campos Elíseos estaban en Lepe.
- La leyenda cuenta que la talla de la Virgen del Rocío fue encontrada por un cazador o persona que apacentaba ganado, entrado ya el siglo XV, en la Rocina.
- El Parque Nacional y Natural de Doñana se considera la mayor reserva ecológica de Europa. Su creación, si se puede decir así, como coto de caza fue por Alfonso X y posteriormente estuvo en manos de la Casa de Medina-Sidonia. Es por tanto una leyenda natural de Huelva primero cinegética y en los últimos tiempos ecológica.
- La Plaza de toros más antigua de España es la de Campofrio lo cual la convierte en legendaria y por ello tiene su controversia. Pese a ser una de las mas antiguas del mundo y data de 1718 pero parece ser que Béjar data de unos años antes.
- En1884 el "Club Inglés de Río Tinto", coincidiendo con la llegada a Huelva del Dr. William Alexander Mackay, verdadero precursor del football en la vieja Onuba, y hermano del también doctor y presidente del mencionado Club, John Sutherland Mackay, decidió poner en marcha en la capital onubense una "Sociedad de Juego de Pelota", lo cual consta fehacientemente en los libros contables de la compañía minera, haciendo referencia a un gasto en la capital Onubense de dicha Sociedad. Esta "Sociedad de Juego de Pelota" practicaba los tres deportes típicamente ingleses: Football, Cricket y lawn tennis. Se conoce al Recreativo de Huelva como el “decano” del futbol español por ser el mas antiguo de España y por ello esto es legendario.
- Se dice que la minería onubense se da desde época tartesia pero en el último tercio del siglo XIX se produjo un enorme crecimiento del sector minero y se realizaron grandes infraestructuras ferroviarias colocando a la provincia de Huelva como uno de los primeros de España en materia ferroviaria ya que la primera línea de ferrocarril en España data de 1848, Barcelona a Mataró, la línea de Ríotinto funciona hoy como tren turístico.
- Sobre el Muelle de mineral de la compañía Riotinto o Muelle del Tinto existe la leyenda de que fue diseñado por Eiffel, el arquitecto de la Torre Eiffel, pero es errónea ya que este muelle fue diseñado por Sir George Barclay Bruce y Thomas Gibson entre los años 1874-1876.
- También se pueden contar como leyendas de Huelva los cantantes de fandangos, una modalidad del flamenco, Paco Isidro y los hermanos Toronjo. También Alosno y otras poblaciones tienen sus tipos de fandango y forman parte de la leyenda del fandango.
- El Dolmen de Soto que fue descubierto por Don Armando de Soto en 1922 y declarado Monumento Nacional el 3 de Junio de 1931.Es uno de los mayores de la península y es legendario entre los monumentos de este tipo en la provincia de Huelva.
- Es legendario también, desde tiempos romanos, el uso de salinas en Huelva y que la sal servia de moneda de cambio en ocasiones.
- La gamba de Huelva y el jamón de Huelva son legendarios, sobre el jamón de Huelva hay que decir que la leyenda de que sube el colesterol es errónea y, es mas, lo reduce. También existe otra leyenda sobre que el mejor es el jamón de pata negra pero los cerdos ibéricos negros son muy escasos y la mayoría son de tipo colorado, al igual que según algunas fuentes se identifica a Jabugo con la máxima calidad siendo similar o incluso superior, en algunos casos, en Cumbres Mayores o Cortegana.
- El sentido del humor ha hecho legendario a Lepe y sus gentes, tanto a nivel provincial de Huelva como nacional, haciéndoles protagonistas de chistes que incluso han creado un tipo propio. Hay un hecho anecdótico y es que un lépero fue rey de Inglaterra, durante el reinado de Enrique VII estuvo allí un marinero lépero que hacia de confidente, bufón y amigo del rey, llamado Juan de Lepe que a mediados del siglo XV llegó a formar parte de la corte, durante una partida de cartas el rey se apostó los tributos del reino de un día y su corona por un día con el y perdió; de este modo un lépero fue durante un día Rey de Inglaterra.
- También otro onubense llegó a ser Rey, en este caso maya, ya que Gonzalo Guerrero natural, según los últimos estudios científicos, de Niebla en 1511 viajó a las Indias (America) donde su embarcación naufragó en la costa de Yucatán y fue capturado por los mayas y convertido en esclavo pero se enamoró de la hija del Rey maya formando una familia con ella que fue la primera familia mestiza de America. Murió combatiendo con los mayas como su Rey contra los conquistadores españoles en el valle del río Ulúa.
- Dentro de la leyenda, en parte, está Juan Ramón Jiménez que obtuvo el premio Nobel de Literatura originario de Moguer y que no obtuvo el premio solo por “Platero y yo” si no por toda su obra poética además tuvo varias crisis de neurosis depresiva por las que fue internado en Francia y Madrid. Por ello es legendario como superación de la enfermedad hasta lograr uno de los mayores sino el mayor premio que se concede y también tenia fama de haber sido un donjuán con una larga lista de amantes.
- Leyendas mucho más antiguas con algunos datos históricos hacen referencia a que los fenicios estuvieron en la isla de Saltés con la idea de fundar una ciudad. Hicieron un sacrificio a los dioses y el resultado fue un mal augurio, por lo que abandonaron la isla. En el lugar dónde el sacrificio fue benigno fundaron la actual Cádiz.
- Sobre que el origen del topónimo Onoba está en Onos Baal, que significa la fortaleza de Baal. Baal era un dios de la zona de Asia Menor y que con el tiempo el cristianismo y el judaísmo lo transformaron en Beelzebub (señor de las moscas) y posteriormente en Belcebú. Pero aunque esta es la más extendida existen quienes apuntan que viene del hebreo Hu-Nuba o Nuha que significa “la habitable” o “la habitación”. Se menciona Onoba en las obras de Pomponio Mela, Plinio el Viejo, Estrabón y Ptolomeo.
- Entre los edificios legendarios de la ciudad de Huelva y lugares de la provincia están:
1. Edificio Hotel París o Casa de la Bola, situado en la actual Plaza de las Monjas data de 1907 y fue uno de los primeros hoteles de Huelva.
2. Casa Colón o Gran Hotel Colón fue encargado por Guillermo Sundheim e inaugurado el 26 de Junio de 1883. Era un hotel de lujo destinado a los altos directivos de RioTinto Company.
3. También Guillermo Sundheim fue el artífice de la Estación de Sevilla de ferrocarriles terminada en 1888.
4. La iglesia mas antigua es la iglesia de San Pedro, se asienta sobre los restos de una mezquita árabe a los pies del desaparecido Castillo de Huelva y su construcción data del siglo XIV a finales del XV.
5. Palacio Mora Claros es un ejemplo de casa-palacio realizada en 1912 por Moisés Serrano para la familia de don Antonio Mora Claros, reformado en 1919 por el arquitecto José María Pérez Carasa y posteriormente rehabilitado en 1997. Su dueño fue nombrado alcalde de Huelva el 1 de Abril de 1920 y se dice que todas las decisiones eran tomadas dentro de este palacio.
6. La Gota de Leche, edificio proyectado por José María Pérez Carasa en 1922 para el Instituto Municipal de Puericultura y Maternologia de Huelva “Gota de Leche” que dieron este servicio hasta el año 1986 posteriormente fue abandonado y en 2002, tras su rehabilitación, fue abierto al público como Casa de la Juventud.
7. Edificio del Campus de La Merced de la Universidad de Huelva, fue convento mercedario del siglo XV, posteriormente hospital y es colindante a la Catedral de Huelva. Existen leyendas de fantasmas, por aquellos que murieron allí siendo hospital, al igual que en el antiguo hospital Provincial Manuel Lois pero no existen pruebas objetivas.
8. Convento de Santa María de Gracia hoy de las Reverendas Madres Agustinas data de 1510, esta situado en un lateral de la Plaza de las Monjas y es legendario por ser el único que queda de los cuatro conventos que hubo antiguamente en Huelva.
9. Monasterio de Santa María de la Rabida o Monasterio de la Rabida de Palos de la Frontera, data de entre el siglo XIV y XV, es Monumento Nacional desde 1856. En el se hospedó Cristóbal Colón y allí se encuentra enterrado Martín Alonso Pinzón. Así mismo al regreso de sus expediciones de conquista pasaron por allí Hernán Cortes, Gonzalo de Sandoval y Francisco Pizarro.
10. Castillo de Niebla o Castillo de los Guzmanes, se levanta en el interior de la muralla y es de origen romano aunque conserva elementos del antiguo alcázar árabe, aunque su planta actual data del siglo XV. Ha estado ocupado por visigodos, árabes y cristianos.


















miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿Qué sucedió en el Concilio de Nicea?

_____________________________SEGUN OPUS DEI____________________________________
El Concilio I de Nicea es el primer Concilio Ecuménico, es decir, universal, en cuanto participaron obispos de todas las regiones donde había cristianos. Tuvo lugar cuando la Iglesia pudo disfrutar de una paz estable y disponía de libertad para reunirse abiertamente. Se desarrolló del 20 de mayo al 25 de julio del año 325. En él participaron algunos obispos que tenían en sus cuerpos las señales de los castigos que habían sufrido por mantenerse fieles en las persecuciones pasadas, que aún estaban muy recientes.
El emperador Constantino, que por esas fechas aún no se había bautizado, facilitó la participación de los Obispos, poniendo a su disposición los servicios de postas imperiales para que hicieran el viaje, y ofreciéndoles hospitalidad en Nicea de Bitinia, cerca de su residencia de Nicomedia. De hecho, consideró muy oportuna esa reunión, pues, tras haber logrado con su victoria contra Licinio en el año 324 la reunificación del Imperio, también deseaba ver unida a la Iglesia, que en esos momentos estaba sacudida por la predicación de Arrio, un sacerdote que negaba la verdadera divinidad de Jesucristo. Desde el año 318 Arrio se había opuesto a su obispo Alejandro de Alejandría, y fue excomulgado en un sínodo de todos los obispos de Egipto. Arrio huyó y se fue a Nicomedia, junto a su amigo el obispo Eusebio.

Entre los Padres Conciliares se contaban las figuras eclesiásticas más relevantes del momento. Estaba Osio, obispo de Córdoba, que según parece presidió las sesiones. Asistió también Alejandro de Alejandría, ayudado por el entonces diácono Atanasio, Marcelo de Ancira, Macario de Jerusalén, Leoncio de Cesarea de Capadocia, Eustacio de Antioquía, y unos presbíteros en representación del Obispo de Roma, que no puedo asistir debido a su avanzada edad. Tampoco faltaron los amigos de Arrio, como Eusebio de Cesarea, Eusebio de Nicomedia y algunos otros. En total fueron unos trescientos los obispos que participaron.

Los partidarios de Arrio, que contaban también con las simpatías del emperador Constantino, pensaban que en cuanto expusieran sus puntos de vista la asamblea les daría la razón. Sin embargo, cuando Eusebio de Nicomedia tomó la palabra para decir que Jesucristo no era más que una criatura, aunque muy excelsa y eminente, y que no era de naturaleza divina, la inmensa mayoría de los asistentes notaron en seguida que esa doctrina traicionaba la fe recibida de los Apóstoles.

 Para evitar tan graves confusiones los Padres Conciliares decidieron redactar, sobre la base del credo bautismal de la iglesia de Cesarea, un símbolo de fe que reflejara de modo sintético y claro la confesión genuina de la fe recibida y admitida por los cristianos desde los orígenes. Se dice en él que Jesucristo es «de la substancia del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado no hecho, homoousios tou Patrou (consustancial al Padre)». Todos los Padres Conciliares, excepto dos obispos, ratificaron ese Credo, el Símbolo Niceno, el 19 de junio del año 325.

Además de esa cuestión fundamental, en Nicea se fijó la celebración de la Pascua en el primer domingo después del primer plenilunio de primavera, siguiendo la praxis habitual en la iglesia de Roma y en muchas otras. También se trataron algunas cuestiones disciplinares de menor importancia, relativas al funcionamiento interno de la Iglesia.

Por lo que respecta al tema más importante, la crisis arriana, poco tiempo después Eusebio de Nicomedia contando con la ayuda de Constantino consiguió volver a su sede, y el propio emperador ordenó al obispo de Constantinopla que admitiera a Arrio a la comunión. Mientras tanto, tras la muerte de Alejandro, Atanasio había accedido al episcopado en Alejandría. Fue una de las mayores figuras de la Iglesia en todo el siglo IV, que defendió con gran altura intelectual la fe de Nicea, pero que precisamente por eso fue enviado al exilio por el emperador.

El historiador Eusebio de Cesarea, también cercano a las tesis arrianas, exagera en sus escritos la influencia de Constantino en el Concilio de Nicea. Si sólo se dispusiera de esa fuente, podría pensarse que el Emperador, además de pronunciar unas palabras de saludo al inicio de las sesiones, tuvo el protagonismo en reconciliar a los adversarios y restaurar la concordia, imponiéndose también en las cuestiones doctrinales por encima de los obispos que participaban en el Concilio. Se trata de una versión sesgada de la realidad.

Atendiendo a todas las fuentes disponibles se puede decir, ciertamente, que Constantino propició la celebración del Concilio de Nicea e influyó en el hecho de su celebración, prestando todo su apoyo. Sin embargo, el estudio de los documentos muestra que el emperador no influyó en la formulación de la fe que se hizo en el Credo, porque no tenía capacidad teológica para dominar las cuestiones que allí se debatían, pero sobre todo porque las fórmulas aprobadas no coinciden con sus inclinaciones personales que se mueven más bien en la línea arriana, es decir, de considerar que Jesucristo no es Dios, sino una criatura excelsa.

Bibliografía: Alois Grillmeier, Cristo en la tradición cristiana: desde el tiempo apostólico hasta el concilio de Calcedonia (451), Sígueme, Salamanca 1997; Javier Paredes (ed.) y otros, Diccionario de los Papas y concilios, Ariel, Barcelona 1998.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El primer Concilio ecuménico se celebró en el año 325 en Nicea (en turco: İznik), ciudad de Asia Menor, en el territorio de la actual Turquía, y de la que recibe el nombre por el que es conocido, Concilio de Nicea I. Fue convocado por el emperador romano Constantino I el Grande, por consejo del obispo Osio de Córdoba.

Índice

Convocatoria

El emperador Constantino I acababa de imponer su dominio sobre la totalidad del Imperio Romano después de vencer a Majencio. Previamente, Constantino ya había dado muestras de sus simpatías por el cristianismo al dictar el Edicto de Milán del año 313, que daba a los cristianos libertad para reunirse y practicar su culto sin miedo a sufrir persecuciones. No obstante, el emperador era consciente de las numerosas divisiones que existían en el seno del cristianismo, por lo que, siguiendo la recomendación de un sínodo dirigido por Osio de Córdoba en ese mismo año, decidió convocar un concilio ecuménico de obispos en la ciudad de Nicea, donde se encontraba el palacio imperial de verano. El propósito de este concilio era establecer la paz religiosa y construir la unidad de la Iglesia cristiana.1
En aquellos momentos, la cuestión principal que dividía a los cristianos era la denominada controversia arriana, es decir, el debate sobre la naturaleza divina de Jesús. Un sector de los cristianos, liderado por el obispo de Alejandría, Alejandro, y su discípulo y sucesor Atanasio, defendía que Jesús tenía una doble naturaleza, humana y divina, y que por tanto Cristo era verdadero Dios y verdadero hombre; en cambio, otro sector liderado por el presbítero Arrio y por el obispo Eusebio de Nicomedia, afirmaba que Cristo había sido la primera creación de Dios antes del inicio de los tiempos, pero que, habiendo sido creado, no era Dios mismo.
Este fue el primer concilio general de la historia de la Iglesia cristiana, a excepción del llamado concilio de Jerusalén del siglo I, que había reunido a Pablo de Tarso y sus colaboradores más allegados con los apóstoles de Jerusalén encabezados por Santiago el Justo y Pedro.

El Concilio

Aunque todos los obispos cristianos del Imperio fueron formalmente convocados a reunirse en Nicea, en realidad asistieron alrededor de 300 (según Atanasio), o quizá un número ligeramente inferior.2 La mayoría de los obispos eran orientales, si bien participaron también dos representantes del papa Silvestre I. El concilio fue presidido por Osio de Córdoba. También estuvo presente Arrio y algunos pocos defensores de sus posiciones teológicas. La posición contraria a Arrio fue defendida, entre otros, por Alejandro de Alejandría y su joven colaborador, Atanasio de Alejandría.
Constantino I, aunque simpatizaba con los cristianos, no se bautizó hasta que se hallaba en su lecho de muerte. Sin embargo, aparentemente ya se había convertido al cristianismo tras su victoria militar sobre Majencio en 312, ya que había invocado al Dios de los cristianos antes de la batalla. Por ello interpretó su victoria como indicio de la superioridad del Dios cristiano, aunque se guardó de compartir esta interpretación con sus tropas.3

El papel de Constantino en el Concilio

La visión que presenta Eusebio de Cesarea en su obra Vida de Constantino: el emperador participando e influyendo activamente en el desarrollo del concilio. Sin embargo, el autor J. M. Sansterre, en su obra Eusebio de Cesarea y el nacimiento de la teoría cesaropapista, ha rebatido esta posición, señalando que la actuación de Constantino fue respetuosa de los temas que eran de estricta competencia de los padres conciliares. Esto se ve reforzado por los artículos de la Enciclopedia Católica, que sostiene que Constantino I nunca pudo influir sobre los temas teologales, ya que su formación a este respecto era prácticamente nula. Por el contrario, sostiene la misma fuente, Constantino I se encargó de dar el marco físico y político al concilio, con el fin de evitar que los disensos dogmáticos (herejías) pudiesen desembocar de hecho en una fractura política del Imperio.

Consecuencias

Después de Nicea los debates sobre este asunto siguieron por décadas y el propio Constantino I y sus sucesores fueron alternando su apoyo entre los arrianos y los partidarios de las resoluciones de Nicea. Finalmente, el emperador Teodosio estableció el credo del Concilio de Nicea como la norma para su dominio y convocó el Concilio de Constantinopla en 381 para aclarar la fórmula. Aquel concilio acordó colocar al Espíritu Santo en el mismo nivel de Dios y de Cristo y empezó a perfilarse la doctrina trinitaria.

Predecesor:
-
Concilio de Nicea I
del 20 de mayo al 25 de julio de 325
Sucesor:
Concilio de Constantinopla I
Textos eliminados del Canon Bíblico
Existe confusión respecto a escritos doctrinales y evangelios eliminados, pero en el Concilio de Nicea no se trató el tema del canon bíblico. Los actuales libros del Nuevo Testamento eran de facto reconocidos como inspirados por todas las iglesias locales (aunque había alguna epístola y el Apocalipsis que eran reconocidos en la mayoría pero no en todas) por eso se confirmaron de iure como parte del canon bíblico pero no en Nicea, sino ya después de Constantino. La mayoría de los evangelios no inspirados (que hoy llamamos apócrifos) no solo no fueron destruidos sino que se siguieron leyendo en muchas iglesias aunque no se considerasen libros inspirados, pero sí inspirantes. No fue hasta el Concilio de Trento (s. XVI) cuando se desaconsejó su uso en servicios religiosos.
Los únicos libros declarados heréticos por este concilio fueron los libros arrianos, que no eran evangelios sino escritos doctrinales, y cuyos ejemplares fueron quemados tras el concilio. El emperador decretó pena capital para quien conservara dichos libros, pero no existe constancia de que se produjeran gran cantidad de muertes por ello. El propio Constantino suavizó sus órdenes solo tres meses después del concilio y acabó incluso simpatizando con los arrianos y atacando a los obispos ortodoxos, o sea, católicos. El propio autor, Arrio, fue excomulgado por la Iglesia y exiliado por el emperador, pero no ejecutado, y años más tarde sería readmitido y exiliado, y readmitido según las presiones que recibía el emperador, aunque la Iglesia mantuvo siempre su excomunión.
A finales de siglo, año 382, en el Concilio de Roma iniciado en el año 381 en el Conclio de Aquilea, el papa Dámaso I declara la lista de los libros que desde entonces serán considerados oficialmente los inspirados, habiéndose debatido qué libros eran los más universalmente aceptados en toda la Iglesia, rechazando aquellos que eran aceptados solo en zonas locales. Esto zanjo la polémica que rodeaba a varios libros. El libro más conflictivo fue el Apocalipsis de San Juan, cuya inclusión encontró cierta oposición en algunas iglesias orientales hasta el siglo IX*, y que el mismo Lutero quiso excluir de la Biblia (junto con la epístola de Santiago) sin conseguirlo.
Durante el Concilio de Nicea, no se declararon falsos los evangelios gnósticos, dado que el gnosticismo fue una herejía más antigua que surgió ya en tiempos del apóstol San Juan. La Iglesia desde los tiempos apostólicos ya consideró herejía al gnosticismo.
___________________________________________________________________________________
Se convirtieron dioses romanos en santos cristianos,diosas romanas en virgenes,se coloco la cruz(Simbolo de muerte) reemplazando el Icthys (PEZ,simbolo de vida) que identificaba a los cristianos para advertir que quienes se rebelaran contra Roma ese seria su destino y otras cosas mas como los evangelios apocrifos que se quitaron.

martes, 19 de julio de 2016

¿MAS LIBERTAD EN LA ERA DIGITAL?

Hasta hoy la tecnologia ha ayudado a obtener mas libertad a los seres humanos pero en Internet y en las Redes Sociales existe "censura" de contenidos.

La libertad total es una utopia,algo que es casi imposible de conseguir en la realidad y en Internet,ya que se acoge a la legislacion de cada pais,a ello hay que unir la legislacion internacional.

Existen metodos de "burlar" esta legislacion relativamente como la red anonima TOR pero no garantiza el total anonimato.

Lo que es indecente es que se "censure" por parte de redes sociales como twitter o,sobretodo,Facebook imagenes y comentarios e incluso se bloqueen cuentas de usuarios "molestos".Debemos manifestar nuestro NO rotundo a estas practicas abusivas e ilegales.No digo que puedan existir casos en los que si este justificado bloquear a un usuario que amenace,por ejemplo,pero con las garantias y derechos que asiste la ley,no actuando como juez y verdugo Facebook,por ejemplo.

viernes, 15 de julio de 2016

¿QUE IMPULSA A MATAR?

Una vez me preguntaron si los angeles mataban y ¿porque lo hacian si eran todo bondad?Yo conteste que los angeles tambien odian y si que matan a otros angeles rebeldes y a humanos,en ocasiones por orden de DIOS.


Viendo atentados salvajes cabe preguntarse que impulsa a una persona a acabar con las vidas inocentes de otras,no existe justificacion alguna que permita reconocer la validez de estos actos.Cabe preguntarse un suicida que se planteara para renunciar a su vida por una causa criminal y salvaje convencido que ira al "paraiso" despues de haber creado un"infierno"en la Tierra.Para todos ellos mi desprecio mas absoluto.

domingo, 10 de julio de 2016

STONEHENGE:LA REUNION DRUIDICA

Stonehenge

Stonehenge, Avebury y sitios relacionados
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad
Stonehenge, Condado de Wiltshire, Inglaterra, 2014-08-12, DD 09.JPG
Stonehenge en 2014.
United Kingdom location map.svg
Stonehenge

Coordenadas 51°10′44″N 1°49′34″OCoordenadas: 51°10′44″N 1°49′34″O (mapa)
País Bandera del Reino Unido Reino Unido
Tipo Cultural
Criterios i, ii, iii
N.° identificación 373
Región Europa y América del Norte
Año de inscripción 1986 (X sesión)
[editar datos en Wikidata]
Stonehenge es un monumento megalítico tipo crómlech, de finales del neolítico (siglo XX a. C.), situado cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra, a unos quince kilómetros al norte de Salisbury.
El conjunto megalítico de Stonehenge, Avebury y sitios relacionados fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986.1

Índice

La construcción

Stonehenge está formado por grandes bloques de rocas metamórficas distribuidos en cuatro circunferencias concéntricas. El exterior, de treinta metros de diámetro, está formado por grandes piedras rectangulares de arenisca que, originalmente, estaban coronadas por dinteles, también de piedra, quedando hoy en día solo siete en su mismo sitio. Dentro de esta hilera exterior se encuentra otro círculo de bloques más pequeños de arenisca azulada. Este encierra una estructura con forma de herradura construida con piedras de arenisca del mismo color. En su interior permanece una losa de arenisca micácea conocida como «el Altar».
Distribución de rocas según se encuentran a principios del siglo XXI.
Todo el conjunto está rodeado por un foso circular que mide 104 m de diámetro. Dentro de este espacio se alza un bancal en el que aparecen 56 fosas conocidas como los «agujeros de Aubrey». El bancal y el foso están cortados por «la Avenida», un camino procesional de 23 metros de ancho y 3 kilómetros de longitud, aproximadamente. Cerca se halla la «Piedra del Sacrificio». Enfrente se encuentra la «Piedra Talón». Está compuesto de un gran círculo de grandes megalitos cuya construcción se fecha hacia el 2500 a. C.2 El círculo de arena que rodea los megalitos está considerado la parte más antigua del monumento, habiendo sido datada sobre el 3100 a. C.
En su comienzo era un monumento circular de carácter ritual rodeado por un talud y un foso, de modo similar a muchos otros situados en el sur de Inglaterra.
Finalmente el monumento tomó su aspecto actual, para lo cual transportaron 32 bloques de arenisca desde las montañas de Preseli, al suroeste de Gales y la piedra del «Altar» fue traída desde una región cercana a Milford Haven. Se especula actualmente con la posibilidad de que se hubieran movido utilizando bolas de madera o piedra o cojinetes a modo de rodamientos, y no con troncos como se pensó originalmente.

El complejo

Stonehenge en una foto aérea posterior a la Primera Guerra Mundial.
Stonehenge era parte de un complejo grande, que incluía círculos de piedra y avenidas ceremoniales.3 Las excavaciones realizadas por el proyecto Stonehenge Riverside, dirigido por el arqueólogo Mike Parker Pearson de la Universidad de Sheffield, permitieron encontrar muy cerca de Stonehenge, un asentamiento de cerca de mil casas.2 De acuerdo con las evidencias encontradas, estas casas solamente se usaban unos días al año y no se trataba de una aldea habitada permanentemente.
A poco más de tres kilómetros de Stonehenge, en Durrington Walls, fue encontrado un amplio trabajo circular en el terreno, veinte veces más extenso que Stonehenge, rodeado por una zanja y un banco.2 Allí estuvo levantada una construcción de madera, ahora denominada Woodhenge, con un diseño similar al de Stonehenge y construida en el mismo siglo. Woodhenge estaba unido al río Avon por una avenida ceremonial construida con piedras.4

Objetivo

La finalidad que tuvo la construcción de este gran monumento se ignora, pero se supone que se utilizaba como templo religioso, monumento funerario u observatorio astronómico que servía para predecir las estaciones.
En el solsticio de verano, el Sol salía justo atravesando el eje de la construcción, lo que hace suponer que los constructores tenían conocimientos de astronomía. El mismo día, el Sol se ocultaba atravesando el eje del Woodhenge, donde se han encontrado multitud de huesos de animales y objetos que evidencian que se celebraban grandes fiestas, probablemente al anochecer.4
Han sido encontrados 300 enterramientos de restos humanos previamente cremados, datados entre el año 3030 y 2340 a. C.5 Dado el poco número de entierros para un período tan largo, se estima que no se trata de un cementerio para la generalidad de los muertos sino para determinadas personas escogidas. La piedra era el símbolo de lo eterno; servía para marcar o delimitar puntos energéticos terrenales (telúricos) y hasta para albergar espíritus elementales. Así es que Stonehenge podría haber sido utilizada junto con Woodhenge en ceremonias religiosas de culto a los muertos y a la vida, tal vez simbolizada por el círculo de madera.4

Stonehenge y el número de oro

Stonehenge en el alba del día de San Juan
Así como en otros edificios prehistóricos, la construcción sigue la llamada proporción aurea cuya relación se establece en el ancho de la Herradura de megalitos de tres piedras grises azuladas y el diámetro del Círculo Pagano o Druida. El rectángulo formado por las Piedras de las Estaciones se aproxima al rectángulo √5, formado por dos rectángulos áureos recíprocos. Así mismo parecen cercanas a la relación aurea las líneas trazadas en base a los pilares y sus respectivas diagonales de los arcos paganos.6

Galería

sábado, 9 de julio de 2016

NECRONOMICOM(PARTE PUBLICA)FALTA PARTE REAL ENOQUIANA/ANUNAKI(JEDI/SITH)

    Necronomicón

    Elemento de utilería diseñado para parecerse al Necronomicón.
    El Necronomicón (en griego Nεκρονομικόv) es un grimorio (libro mágico) ficticio ideado por el escritor estadounidense H. P. Lovecraft (1890-1937), uno de los maestros de la literatura de terror y ciencia ficción. Es mencionado por primera vez en el cuento The hound (El sabueso, 1922). Su presunto autor fue el «árabe loco» Abdul Alhazred, cuyo nombre figura en The nameless city (La ciudad sin nombre, 1921).
    El libro es, asimismo, mencionado por otros autores del círculo lovecraftiano, como August Derleth o Clark Ashton Smith. Desde entonces, el libro ficticio ha inspirado la publicación de diversas obras de igual título.

    Índice

    El título

    La etimología de Necronomicón es más transparente de lo que suele creerse. Aunque la forma no está testimoniada en griego antiguo, se trata de una construcción análoga a adjetivos comunes como ἀστρονομικός (astronómico), o οἰκονομικός (económico). Estos adjetivos están formados por tres elementos: Un lexema (ἀστρο-, οἰκο-, νεκρο-) + el lexema νόμος ('ley, administración') + el sufijo -ικος, sin significado, que sirve para formar adjetivos. Así pues, astronómico significa etimológicamente «relativo a la ley u ordenación de los astros»; el neologismo necronómico sería «relativo a la ley (o las leyes) de los muertos».
    Cuando estos adjetivos se ponen en neutro singular (ἀστρονομικόν) o plural (ἀστρονομικά), adquieren un valor genérico: en el ejemplo, «lo relativo a los astros», «las cosas relativas a la ordenación de los astros». Necronomicón, neutro singular, es por tanto «(el libro que contiene) lo relativo a la(s) ley(es) de los muertos», del mismo modo que el Astronomicon del poeta latino Marco Manilio (s. I d. C.) es un tratado sobre los astros.
    En una carta de 1937 dirigida a Harry O. Fischer, Lovecraft revela que el título del libro se le ocurrió durante un sueño.1 Una vez despierto, hizo su propia interpretación de la etimología: a su juicio, significaba «Imagen de la Ley de los Muertos», pues en el último elemento (-icon) quiso ver la palabra griega εἰκών (latín icon), «imagen».2

    Descripción

    Según H.P. Lovecraft, el Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte. Pueden hallarse en él fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder, los Antiguos, y despertarlas de su letargo para que se apoderen del mundo, que ya una vez fue suyo.
    Se supone que está dividido en cuatro libros:
    Libro Capítulos Descripción
    I
    42
    Cuenta las grandezas de los Primigenios y sus legiones; y el esplendor de los dioses.
    II
    19
    Habla sobre lo acontecido en el año de la muerte y el temido Nyarlathotep y Cthulhu.
    III
    36
    Narra acerca de la magia, de sus rituales, y secretos.
    IV

    Aquí se describe lo escrito en el Libro del Destino, que anuncia lo que sucederá en la sagrada Orden.
    Quizás la cita más famosa del Necronomicón en la narrativa de Lovecraft sea esta:
    «Que no está muerto lo que yace eternamente, y con los eones extraños incluso la muerte puede morir».
    El Necronomicón aparece en gran parte de los escritos de Lovecraft, que cita también otros libros de magia, como De Vermis Mysteriis (en latín, «Sobre los misterios del gusano») y Le culte des goules (que en francés quiere decir «El culto de los gules»), atribuido al Conde D'Erlette (un guiño a August Derleth, miembro del «Círculo de Lovecraft»). Otros de los libros, reales o no, que aparecen en las ficciones de Lovecraft son los fragmentos o manuscritos Pnakóticos; Image du Monde, de Gauthier de Metz y El gran dios Pan, de Arthur Machen.

    Orígenes

    En 1927, Lovecraft escribió una breve nota sobre la autoría del Necronomicón y la historia de sus traducciones, que fue publicada en 1938, tras su muerte, como Una historia del Necronomicón.3
    Según esta obra, el libro fue escrito con el título de Kitab Al-Azif (en árabe: «El rumor de los insectos por la noche», rumor que en el folclore arábigo se atribuye a demonios como los djins y gules) alrededor del año 730 d.C. por el poeta árabe Abdul Al-Hazred (cuyo nombre original podría haber sido Abdala Zahr-ad-Din, o Siervo-de-Dios-Flor-de-la-Fe), de Saná (Yemen). Se dice que Alhazred murió a plena luz del día devorado por una bestia invisible delante de numerosos testigos, o que fue arrastrado por un remolino hacia el cielo.
    Lovecraft abunda en datos para hacer verosímil la existencia del libro. Por ejemplo, cita como uno de sus compiladores a Ibn Khallikan, erudito iraní o árabe que existió realmente.
    También cuenta que hacia el año 950 fue traducido al griego por Theodorus Philetas y adoptó el título actual griego, Necronomicón. Tuvo una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la Baja Edad Media. Sin embargo, los horrendos sucesos que se producían en torno al libro hicieron que la Iglesia católica lo condenara en el año 1050. En el año 1228 Olaus Wormius tradujo el libro al latín, en la que es la versión más famosa, pues (siempre según la ficción lovecraftiana) aún quedan algunos ejemplares de ella, mientras que los originales árabe y griego se creen perdidos.3
    A pesar de la persecución, según Lovecraft se realizaron distintas impresiones en España y Alemania durante el siglo XVII. Supuestamente, se conservarían cuatro copias completas: una en la biblioteca Widener de la Universidad de Harvard, dentro de una caja fuerte; una copia del siglo XV, en la Biblioteca Nacional de París; otra en la Universidad de Miskatonic en Arkham (EE.UU.) y otra en la Universidad de Buenos Aires.

    Ficción verosímil

    Sobre el carácter ficticio del libro, Lovecraft escribió lo siguiente:
    Ahora bien, sobre «los libros terribles y prohibidos», me fuerzan a decir que la mayoría de ellos son puramente imaginarios. Nunca existió ningún Abdul Alhazred o el Necronomicón, porque inventé estos nombres yo mismo. Luwdig Prinn fue ideado por Robert Bloch y su De Vermis Mysteriis, mientras que el Libro de Eibon es una invención de Clark Ashton Smith. Robert E. Howard debe responder de Friedrich von Junzt y su Unaussprechlichen Kulten.... En cuanto a libros escritos en serio sobre temas oscuros, ocultos, y sobrenaturales, en realidad no son muchos. Esto se debe a que es más divertido inventar trabajos míticos como el Necronomicón y el Libro de Eibon.1
    De hecho, el famoso árabe loco Abdul Alhazred no es más que un apodo que él mismo se puso en la infancia, inspirado en la reciente lectura de Las mil y una noches (Alhazred = all has read, el que lo ha leído todo).
    Lovecraft logró hacer un excelente engaño al aportar datos respecto al Necronomicón. Por ejemplo, señalaba que quedaban muy pocos ejemplares de tal libro "prohibido" y "peligroso". En el cuento El horror de Dunwich se ubican ejemplares en la Universidad de Buenos Aires, en la Biblioteca de Widener de Harvard, la Biblioteca Nacional de París, en el Museo Británico y en la inexistente Universidad de Miskatonic en la ciudad de Arkham (que aparece repetidamente en los cuentos de Lovecraft). Tanto es así que muchos creen efectivamente en la existencia de tal libro y se han dado casos de sujetos estafados al comprar los supuestos "originales" del Necronomicón.
    Sin lugar a dudas, este libro tiene la fama de dar pie a las más grandes confusiones. Se pueden encontrar páginas en internet que pretenden develar sus misterios y hasta lugares donde se ofrece a la venta. Es frecuente que se cometan estafas, ofreciendo "ejemplares del Necronomicón" y réplicas de grimorios medievales.
    August Derleth cuenta en su artículo «The Making of a Hoax» cómo en la publicación Antiquarian Bookman aparece un anuncio, en 1962, que dice:
    Alhazred, Abdul. Necronomicón, España 1647. Encuadernado en piel algo arañada descolorida, por lo demás buen estado. Numerosísimos grabaditos madera signos y símbolos místicos. Parece tratado (en latín) de Magia Ceremonial. Ex libris. Sello en guardas indica procede de Biblioteca Universidad Miskatonic. Mejor postor.
    En el mismo artículo se cuenta que una vez un estudiante gastó la broma de incluir su ficha en el registro de la Biblioteca General de la Universidad de California, en la sección BL 430, dedicada a las religiones primitivas.4 Así, el Necronomicón fue pedido insistentemente, incluso por profesores. Se dice que Jorge Luis Borges creó una ficha sobre el mismo en la Biblioteca Nacional de Argentina[cita requerida], así como que en el catálogo de la Biblioteca de Santander (España) aparecía también una versión latina del libro.
    Numerosos escritores y artistas han intentado hacer realidad esta ficción, con lo que se han publicado muchos libros con este título. Normalmente se procura mantener el misterio y en el mismo libro no se incluyen aclaraciones explicando que es falso. Algunos de estos necronomicones son simples listados de los primigenios más conocidos, junto a símbolos y oraciones sin significado imitando burdamente el estilo de Lovecraft, pero existen también algunos muy cuidados, valiosos y dignos de colección. Por problemas de derechos de autor, algunos de ellos no contienen las frases que Lovecraft inventó como citas del Necronomicón en sus relatos.
    El extraordinario dibujante H. R. Giger publicó una recopilación de sus dibujos bajo el título Giger's Necronomicon, en dos volúmenes, en una edición muy cuidada pensada para coleccionistas (encuadernados en piel negra, 666 ejemplares, con un holograma escondido). La editorial española La factoría de ideas ha publicado también con este título un libro de relatos escritos por seguidores de Lovecraft. Cabe destacar el Necronomicón de Donald Tyson, publicado en 2004 por Edaf, escrito como la biografía en primera persona de Abdul Alhazred, siguiendo el estilo literario de los escritores árabes, y que recoge y explica todos los mitos y ciudades que aparecen en los relatos de Lovecraft, incluyendo la explicación del origen del mundo con el estilo trágico de Lovecraft.

    En la cultura popular

  • El Necronomicón hace apariciones menores en muchas películas y programas de televisión y algunos juegos de vídeo, y una versión más conocida como el Necronomicón Ex - Mortis; se presenta como un punto de la trama principal de la serie de películas de The Evil Dead.5

"EL LIBRO DE LOS NOMBRES MUERTOS" O "LIBRO DE LOS MUERTOS"

Libro de los muertos

El Juicio de Osiris representado en el Papiro de Hunefer (ca. 1275 a. C.). Anubis, con cabeza de chacal, pesa el corazón del escriba Hunefer contra la pluma de la verdad en la balanza de Maat. Tot, con cabeza de ibis, anota el resultado. Si su corazón es más ligero que la pluma, a Hunefer se le permite pasar a la otra vida. Si no es así, es devorado por la expectante criatura quimérica Ammyt, compuesta por partes de cocodrilo, león e hipopótamo. Viñetas como esta eran muy comunes en los libros de los muertos egipcios.
El Libro de los muertos es el nombre moderno de un texto funerario del Antiguo Egipto que se utilizó desde el comienzo del Imperio nuevo (hacia el 1550 a. C.) hasta el 50 a. C.1
El nombre egipcio original para el texto, transliterado rw nw prt m hrw,2 es convencionalmente traducido por los egiptólogos como ‘Libro de la salida al día’,3 4 o ‘Libro de la emergencia a la luz’.Nota 1 El texto consistía en una serie de sortilegios mágicos destinados a ayudar a los difuntos a superar el juicio de Osiris, asistirlos en su viaje a través de la Duat, el inframundo, y viajar al Aaru, en la otra vida.
El Libro de los muertos era parte de una tradición de textos funerarios iniciada por los más antiguos Textos de las Pirámides y Textos de los sarcófagos, que se inscribían sobre muros de tumbas o en los ataúdes, y no sobre papiros. Algunos de los sortilegios del Libro de los muertos fueron extraídos de estos textos antiguos y datan del III milenio a. C., mientras que otras fórmulas mágicas fueron compuestas más tarde en la historia egipcia y datan del Tercer período intermedio (siglos XI-VII a. C.). Algunos de los capítulos que componían el libro se siguieron inscribiendo en paredes de tumbas y sarcófagos, tal y como habían sido los sortilegios desde su origen. El Libro de los muertos se introducía en el sarcófago o en la cámara sepulcral del fallecido.
No existía un único y canónico Libro de los muertos. Los papiros supervivientes contienen una variada selección de textos religiosos y mágicos y difieren notablemente en sus ilustraciones. Algunas personas encargaban sus propias copias del libro, tal vez con una selección de los sortilegios que consideraban más importantes para su propia progresión en la otra vida. El Libro de los muertos fue comúnmente escrito con jeroglíficos o escritura hierática sobre rollos de papiro, y a menudo ilustrado con viñetas que representan al difunto y su viaje al más allá.
Libro de la Salida al Día
en jeroglífico
D21
Z1
M33
W24
Z1
O1
D21
X1
D54
G17 O4
D21
G43 N5
Z1

Índice

Origen y formación

Textos de las Pirámides para el faraón Pepy I, procedentes de su pirámide en Saqqara y hoy en el Museo Petrie de Londres.
El Libro de los muertos se desarrolló como parte de una tradición de manuscritos funerarios que datan del Imperio Antiguo. Los primeros textos funerarios fueron los Textos de las Pirámides, usados por primera vez en la pirámide de Unis, el último faraón de la dinastía V, hacia el 2400 a. C.5 Estos textos se grababan en las paredes de las cámaras sepulcrales del interior de las pirámides y eran para uso exclusivo del faraón y, a partir de la dinastía VI, también de su consorte. Los Textos de las Pirámides se escribieron en un estilo de jeroglíficos poco usual, pues muchos de los ideogramas que representan humanos y animales se dejaron incompletos o se dibujaron con mutilaciones, muy probablemente para evitar causar cualquier daño al faraón muerto.1 El propósito de los Textos de las Pirámides era ayudar al faraón fallecido a ocupar su lugar entre los dioses, en particular a reunirse con su padre divino Ra. En este temprano período de la historia egipcia, el más allá se situaba en el cielo, en lugar del inframundo descrito en el Libro de los muertos.1 Hacia el final del Imperio Antiguo los Textos de las Pirámides dejaron de ser un privilegio exclusivamente real y fueron adoptados por los gobernadores regionales y otros funcionarios de alto rango.
En el Imperio medio surgió un nuevo tipo de texto funerario, los Textos de los sarcófagos, que usaban una nueva versión del lenguaje, nuevos sortilegios y, por primera vez, ilustraciones. Los Textos de los sarcófagos se inscribieron comúnmente en las caras internas de los ataúdes, aunque ocasionalmente se han hallado en las paredes de las tumbas o en papiros.1 Estos textos estaban a disposición de particulares adinerados, con lo que así aumentó enormemente el número de personas que podían esperar tener otra vida en el más allá. Este proceso ha sido descrito como «la democratización del más allá».4
El Libro de los muertos se desarrolló inicialmente en la ciudad de Tebas hacia comienzos del Segundo período intermedio, alrededor del 1650 a. C. La primera aparición conocida de los hechizos contenidos en este libro son los textos del sarcófago de la reina Montuhotep, de la dinastía XVI, en el que los nuevos salmos fueron incluidos junto con pasajes más antiguos de los Textos de las Pirámides y los Textos de los sarcófagos. Algunos de los hechizos introducidos en este momento parecen tener un origen anterior, caso de la rúbrica para el sortilegio 30B, que afirma que fue descubierta por el príncipe Dyedefhor durante el reinado de Micerino, muchos cientos de años antes de lo que atestigua el registro arqueológico.6
Hacia la dinastía XVII el Libro de los muertos se había extendido no solo para los miembros de la familia real, sino también para otros cortesanos y funcionarios. En esta etapa los sortilegios se inscribían comúnmente sobre los sudarios de lino en los que eran envueltos los difuntos, y en ocasiones también han sido hallados sobre sarcófagos y papiros.3
Durante el Imperio nuevo se desarrolló y expandió considerablemente el uso del Libro de los muertos. El famoso capítulo 125, el «Pesado del Corazón», aparece por vez primera en los reinados de Hatshepsut y Tutmosis III, c. 1475 a. C. A partir de este período, el Libro de los muertos se escribió normalmente en un rollo de papiro y el texto se ilustró con viñetas. Durante la dinastía XIX en particular las viñetas se hicieron de gran riqueza, con preeminencia sobre el texto.7 En el Tercer período intermedio el Libro de los muertos comenzó a aparecer en escritura hierática además de en los tradicionales jeroglíficos. Los rollos hieráticos fueron una versión más barata, producidos en papiros más pequeños y con solo una pequeña viñeta en principio. En la misma época muchos enterramientos usaban otros textos funerarios, como el Libro del Amduat.8
Durante las dinastías XXV y XXVI el Libro de los muertos se actualizó, revisó y estandarizó. Los sortilegios fueron ordenados y numerados por primera vez, dando lugar a la versión que hoy llamamos «Recensión saíta» por la Dinastía Saíta. En el Período tardío y el Ptolemaico el Libro de los muertos se mantuvo sobre la base de esta revisión, aunque cada vez más abreviada hacia el final del período Ptolemaico. Aparecieron nuevos textos funerarios, como los Libros de las Respiraciones o el Libro del Recorrido de la Eternidad. El Libro de los muertos se dejó de usar en el siglo I a. C., aunque algunos vestigios artísticos inspirados por este indican que se siguió usando en época romana.9

Sortilegios

El místico Sortilegio 17, del Papiro de Ani. La viñeta superior ilustra, de izquierda a derecha, al dios Heh como una representación del mar, una puerta de entrada al reino de Osiris, el Ojo de Horus, la vaca celestial Mehet-Weret y una cabeza humana emergiendo de un ataúd custodiado por los cuatro Hijos de Horus.10
El Libro de los muertos se compone de una serie de textos individuales acompañados de ilustraciones. La mayoría de sus capítulos comienzan con la palabra ro, que puede significar boca, habla, un capítulo de libro, pronunciación o sortilegio. Esta ambigüedad refleja la similitud de pensamiento en egipcio entre el discurso ritual y el poder mágico.11 12 En el contexto del Libro de los muertos se suele traducir como «capítulo» o «sortilegio», y de ambas maneras serán referidos aquí.
En la actualidad se conocen 192 sortilegios,13 aunque ningún manuscrito individual los contiene todos. Sirven a una gran cantidad de propósitos. Algunos están destinados a dar al fallecido conocimientos místicos en el más allá, o identificarlos a ellos con los dioses, caso del sortilegio 17, una oscura y larga descripción del dios Atum.14 Otros son encantos para garantizar que las diferentes partes de un fallecido son preservadas y reunidas, o también para otorgar al muerto el control sobre el mundo que le rodea. Algunos protegen al difunto de fuerzas hostiles, o lo guían a través de los obstáculos del inframundo. Los más famosos son los capítulos referidos al juicio de Osiris en el ritual del Pesado del Corazón.
Los textos y las imágenes del Libro de los muertos eran tanto mágicos como religiosos. La magia era una actividad tan legítima como el rezo a los dioses, aun cuando la magia estaba dirigida a influir en los propios dioses.15 De hecho, para los antiguos egipcios hay poca diferencia entre las prácticas mágicas y religiosas.11 El concepto de magia, heka, estaba íntimamente ligado a la palabra escrita y hablada, por lo que el acto de pronunciar un ritual era una acción de creación;16 la acción y la pronunciación se consideraban lo mismo.11 El poder mágico de las palabras se extendió a las palabras escritas. Los egipcios creían que los jeroglíficos eran un invento del dios Tot y gozaban de poder, pues también transmitían toda la fuerza de un sortilegio.16 Esto era efectivo incluso cuando el texto se acortaba u omitía, como ocurre en los rollos tardíos del Libro de los muertos y en los que las imágenes gozaban de mayor protagonismo.17 18 Los egipcios también creían que conocer el nombre de algo les daba poder sobre ello, por lo que el Libro de los muertos dotaba a su propietario de los nombres místicos de muchas de las entidades que se encontraría en el más allá y de poder sobre ellas.19
Los sortilegios del Libro de los muertos hacen uso de varias técnicas mágicas que también podían ser usadas en otras áreas de la vida egipcia. Algunos son para amuletos mágicos que podían proteger a los muertos de cualquier daño. Además de ser representados en los papiros del Libro de los muertos, estos sortilegios han aparecido en amuletos envueltos junto con la momia.15 La magia diaria hacía uso de un gran número de amuletos. Diferentes artículos que estaban en contacto directo con el cadáver en la tumba, como el soporte de la cabeza, también tenían valor de amuleto.20 Otros sortilegios también se refieren a las creencias egipcias sobre el poder mágico y curativo de la saliva.15

Organización

Casi todos los ejemplares del Libro de los muertos eran únicos, pues contenían una selección distinta de sortilegios de todo el corpus de textos disponible. Durante la mayor parte de su historia el libro no tuvo orden o estructura definida.3 De hecho, desde el temprano estudio de Paul Barguet de 1967 sobre los temas comunes entre los diferentes textos,21 los egiptólogos concluyeron que no había ninguna estructura interna.22 Fue solo desde el Período Saíta (la dinastía XXVI) en adelante cuando se dotó al libro de organización.23
Los Libros de los muertos de la época Saíta tienden a organizar los capítulos en cuatro secciones:
  • Capítulos 1-16 El difunto entra en la tumba, desciende a los infiernos y el cuerpo recupera el movimiento y el habla.
  • Capítulos 17-63 Explicación del origen mítico de los dioses y los lugares, los fallecidos son obligados a vivir de nuevo a fin de que puedan surgir, nacer, con el sol de la mañana.
  • Capítulos 64-129 Los fallecidos viajan a través del cielo en el arca solar como uno de los muertos benditos. Por la noche descienden al inframundo para presentarse ante Osiris.
  • Capítulos 130-189 Tras haber sido reivindicado, el fallecido asume poder en el universo como uno de los dioses. Esta parte también incluye diversos capítulos sobre amuletos protectores, provisión de comida y lugares importantes.22

Conceptos egipcios de la muerte y el más allá

Los sortilegios del Libro de los muertos reflejan las creencias egipcias sobre la naturaleza de la muerte y el más allá, por lo que es una fuente vital de información acerca de las creencias egipcias sobre esta materia.
Representación del ba, uno de los componentes del espíritu humano.

Preservación

Según las creencias egipcias, un efecto de la muerte era la desintegración de los kheperu, o modos de existencia,24 por lo que los rituales funerarios servían para reintegrar estos diferentes aspectos del ser. La momificación preservaba y transformaba el cuerpo físico en un sah, una forma idealizada con aspectos divinos.25 El Libro de los muertos contiene sortilegios destinados a preservar el cuerpo del fallecido y muchos de ellos debían ser recitados durante el proceso de momificación.26 El corazón, considerado como aspecto del ser con inteligencia y memoria, también era protegido con sortilegios, y si se daba el caso de que el corazón físico hubiera resultado dañado, era común enterrar escarabeos enjoyados junto al cuerpo para servir como su remplazo. El ka, la fuerza vital, permanecía en la tumba con el cuerpo muerto y requería el sustento de las ofrendas de comida, agua o incienso. En el caso de que los sacerdotes o los familiares no incluyeran estas ofrendas, el sortilegio 105 aseguraba la satisfacción del ka.27
El nombre del fallecido, que constituía su individualidad y era requerido para su existencia continua, era escrito en varios lugares a lo largo del libro y el sortilegio 25 se cercioraba de que el difunto recordaba su propio nombre.28 El ba era la fuerza anímica del muerto y era este, representado como un ave con cabeza humana, el que podía «salir al día» desde la tumba. Los sortilegios 61 y 89 actuaban para preservarlo.29 Finalmente, la sombra del difunto era salvaguardada por los sortilegios 91, 92 y 188.30 Si todos estos aspectos de la persona se preservaban, saciaban y recordaban de distintas maneras, entonces el difunto podía vivir en la forma de un Aj, un espíritu bendecido con poderes mágicos que podía morar entre los dioses.31

Más allá

La naturaleza del más allá que disfrutaban los fallecidos es difícil de definir, sobre todo por las diferentes tradiciones dentro de la antigua religión egipcia. En el Libro de los muertos los difuntos eran llevados ante la presencia del dios Osiris, deidad confinada en la Duat del inframundo. Había sortilegios destinados a que el Ba o el Aj del fallecido se unieran a Ra en el viaje por el cielo en su barca solar y le ayudara a luchar contra Apep.32 Además de la unión con los dioses, el Libro de los muertos también describe a los muertos vivientes en el «Campo de Juncos», una versión paradisíaca, abundante y exuberante del Egipto real,33 en la que había campos, cosechas, ríos, animales y gente. Al fallecido se lo veía encontrándose con la Gran Enéada, un grupo de dioses, así como con sus propios parientes. Aunque el Campo de Juncos se entendía como placentero y generoso, allí era necesario trabajar, razón por la cual en los enterramientos se incluían numerosas pequeñas estatuas llamadas ushebti que iban inscritas con sortilegios, también incluidos en el Libro de los muertos, y cuya función era hacer cualquier trabajo manual que el fallecido necesitara en la otra vida.34 Los difuntos no solo iban al lugar en que moraban los dioses, sino que también adquirían características divinas, razón por la que en el Libro de los muertos se les menciona en numerosas ocasiones como «El Osiris-[nombre]».
En el registro superior, Ani y su esposa encaran las «Siete puertas de la Casa de Osiris». A continuación, se encuentran diez de los veintiún «Misteriosos portales de la Casa de Osiris en el Campo de Juncos». Todos están protegidos por temibles guardianes.35
Según describe el Libro de los muertos, el camino hacia el más allá estaba plagado de dificultades. A los fallecidos se les requería atravesar una serie de puertas, cavernas y montañas vigiladas por criaturas sobrenaturales y aterradoras36 que iban armadas con enormes cuchillos. Son representadas con formas grotescas, normalmente con cuerpos humanos y cabezas animales, o con la combinación de diferentes bestias. Sus nombres, como por ejemplo «El que vive entre las serpientes» o «El que baila en sangre», son igualmente grotescos. Estas criaturas debían ser pacificadas con la recitación de los sortilegios adecuados incluidos en el Libro de los muertos, destinados a eliminar su amenaza e incluso pasar a gozar de su protección.37 Otro tipo de criaturas sobrenaturales eran los «asesinos», que mataban a los injustos en nombre de Osiris. El Libro aleccionaba a su propietario para escapar de su atención.38 Además de estas entidades sobrenaturales, había otras amenazas de animales reales o imaginarios, como cocodrilos, serpientes o escarabajos.39

Juicio

Si todos los obstáculos de la Duat eran salvados, el fallecido era juzgado en el ritual del Pesado del Corazón, descrito en el famoso Sortilegio 125. El fallecido era guiado por el dios Anubis ante la presencia de Osiris, donde debía jurar que no había cometido ningún pecado de una lista de 42,40 mediante la recitación de un texto conocido como la «Confesión Negativa». Entonces el corazón del difunto era pesado en una balanza contra la diosa Maat, que encarnaba la verdad y la justicia. Esta diosa era a menudo representada como una pluma de avestruz, el signo jeroglífico de su nombre.41 En este punto existía el riesgo de que el corazón del difunto diera testimonio y revelara los pecados cometidos en vida, aunque el sortilegio 30B prevenía esto. Si la balanza permanecía en equilibrio significaba que el fallecido había llevado una vida ejemplar, tras lo que Anubis lo llevaría hasta Osiris y podría encontrar su sitio en el más allá, convirtiéndose en maa-kheru, que significa «reivindicado», o «justo de voz».42 Si el corazón no estaba en equilibrio con Maat, lo esperaba la temible bestia Ammyt, la Devoradora, lista para engullirlo y mandar la vida de la persona en el más allá a un cercano y poco placentero final.43
Ritual del Pesado del Corazón por parte de Anubis, Sortilegio 125 del Papiro de Ani.
Esta escena no es solo remarcable por su intensidad, sino porque también es uno de los pocos pasajes del Libro de los muertos con un contenido moral explícito. El juicio del difunto y la Confesión Negativa eran una representación del código moral convencional que rigió la sociedad egipcia. Mientras que los Diez Mandamientos de la ética judeocristiana son normas de conducta establecidas por revelación divina, la confesión negativa es más una aplicación de lo divino en la moralidad diaria.44
Las opiniones difieren entre los egiptólogos sobre hasta qué punto la Confesión Negativa representa una moral absoluta, con la pureza ética necesaria para el progreso en la otra vida. John Taylor señala que los textos de los sortilegios 30B y 125 sugieren una aproximación pragmática a la moralidad. Previniendo al corazón de contradecir con verdades inconvenientes, parece que el difunto podía entrar en el más allá aunque su vida no hubiera sido enteramente pura.43 Ogden Goelet dice que «sin una existencia moral y ejemplar, no había esperanza para un exitoso más allá», mientras que Geraldine Pinch sugiere que la Confesión Negativa es esencialmente similar a los sortilegios protectores de los demonios, y el éxito del Pesado del Corazón dependía más del conocimiento místico de los verdaderos nombres de los jueces que de la correcta conducta moral del fallecido.45

Creación de un Libro de los muertos

Detalle de una hoja del Papiro de Ani, en escritura jeroglífica cursiva.
Un papiro del Libro de los muertos era creado por escribas, a los que la gente se los encargaba en preparación de su propio funeral, o por familiares de alguien recién fallecido. Eran artículos caros, pues una fuente da un precio de un deben de plata para un rollo del Libro,46 más o menos el salario anual de un trabajador.47 El papiro en sí era costoso y en muchas ocasiones se reutilizaba para el papeleo cotidiano y también para crear un Libro de los muertos, creando palimpsestos.48
La mayoría de propietarios de Libros de los muertos eran miembros de la élite social, e inicialmente solo estaban reservados para los componentes de la familia real. Más tarde han sido hallados en las tumbas de escribas, sacerdotes y funcionarios. Sus poseedores solían ser hombres, y generalmente las viñetas incluyen también el retrato de sus esposas. Si en los primeros tiempos de la creación del Libro de los muertos había solo una copia perteneciente a una mujer por diez pertenecientes a hombres, durante el Tercer período intermedio dos tercios correspondían a mujeres y en la etapa ptolemaica un tercio de los libros elaborados con escritura hierática tenían propietarias femeninas.49
Las dimensiones de un Libro de los muertos variaban ampliamente, pues los más cortos rondan un metro mientras que los más largos se acercan a los 40 metros. Están creados con hojas de papiro unidas cuya anchura varía de los 15 a los 45 cm. Los escribas que los elaboraban ponían bastante más cuidado en su escritura que en la de los documentos mundanos, y tenían gran cuidado de enmarcar el texto en sus márgenes y así evitar escribir en las uniones de las hojas. Las palabras peret em heru, «salida al día», aparecen algunas veces en el reverso de los papiros, tal vez actuando como un título.48 Normalmente los Libros eran prefabricados en los talleres funerarios y en ellos se dejaban espacios en blanco para añadir después el nombre del fallecido.50 Por ejemplo, en el Papiro de Ani, el nombre de «Ani» aparece en la parte superior o inferior de una columna, o inmediatamente después de una rúbrica para introducirlo a él como el pronunciador de un bloque de texto. Su nombre aparece manuscrito en el resto del papiro, aunque en algunos casos está mal escrito o ni siquiera aparece.47
Libro de los muertos de Pinedyem II. El texto está escrito en egipcio hierático, y el que acompaña al dibujo en jeroglíficos. También se aprecian el uso del pigmento rojo y las uniones entre los papiros.
El texto de un Libro de los muertos del Imperio nuevo estaba normalmente escrito en jeroglíficos en cursiva, de izquierda a derecha y en algunos casos de derecha a izquierda. Los jeroglíficos se disponían en columnas separadas por líneas negras, una disposición muy similar a la de los textos grabados en paredes de tumbas y monumentos. Las ilustraciones se disponían en viñetas encima, debajo o entre las columnas de texto, aunque las de mayor tamaño ocupan todo un papiro.51 Las tintas para el texto eran tanto negras como rojas, con independencia de si se trataba de jeroglífico o escritura hierática, aunque predominaba el color negro y el rojo se reservaba para títulos de sortilegios, aperturas y cierres de capítulos, instrucciones para realizar los hechizos correctamente o los nombres de criaturas peligrosas como el dios Apep.52 La tinta negra se elaboraba con carbón y la tinta roja con ocre, en ambos casos aglutinados con agua.53
A partir de la dinastía XXI se encuentran más copias de Libros elaborados con escritura hierática, similar a la de otros manuscritos del Imperio nuevo, elaborados con líneas horizontales anchas. A menudo la anchura de las líneas está en proporción con la de la hoja de papiro, y ocasionalmente los Libros de los muertos en hierático contienen también partes en jeroglífico. El estilo y naturaleza de las viñetas usadas para ilustrar los Libros difieren ampliamente, pues algunos contienen ricas ilustraciones en color que en determinados casos llegan a incluir pan de oro. Otros solo contienen dibujos o una simple ilustración al principio.54 Los papiros del Libro de los muertos eran el resultado del trabajo solapado de varios escribas y artistas,48 y a veces es posible distinguir el estilo de escritura de varios amanuenses en un solo papiro.52 Algunos libros contienen solo texto y espacios en blanco para unas ilustraciones que nunca se le llegaron a añadir.55

Descubrimiento, traducción, interpretación y publicación

Karl Richard Lepsius, primer traductor de un manuscrito completo del Libro de los muertos.
La existencia del Libro de los muertos era ya conocida en la Edad Media, mucho antes de que su contenido pudiera ser entendido. Desde que fue descubierto en tumbas quedó claro que su temática era religiosa, lo que condujo a una errónea idea generalizada de que se trataba de un equivalente de la Biblia o el Corán.56
El primer facsímil moderno del libro fue producido en 1805 e incluido en la Description de l'Égypte del equipo de la expedición de Napoleón a Egipto. En 1822 Jean Francois Champollion comenzó a traducir el texto jeroglífico y, tras examinar algunos de los papiros del Libro de los muertos, lo identificó como un ritual funerario.57
En 1842 Karl Richard Lepsius publicó la traducción de un manuscrito datado en la época Ptolemaica con el título de «Das Todtenbuch der Ägypter» («El Libro de la Muerte de los Egipcios»), acuñando así el nombre con que es conocido en la actualidad. También identificó 165 sortilegios e introdujo el sistema para numerarlos que todavía está en uso.13 Lepsius promovió la idea de una edición comparativa del Libro sobre la base de todos los manuscritos relevantes, proyecto que fue realizado por Édouard Naville entre 1875 y 1886 con el resultado de un trabajo de tres volúmenes que incluía una selección de viñetas para cada uno de los 186 sortilegios incluidos, las variaciones de texto para cada uno y comentarios. En 1876 Samuel Birch, del Museo Británico, publicó una copia fotográfica del Papiro de Nebseny.58 El trabajo de Ernest Wallis Budge, sucesor de Birch en el Museo Británico, sigue siendo muy consultado, pues incluye tanto la edición en jeroglífico como en inglés, aunque esta última se considera inexacta y desactualizada.59 Los análisis posteriores del Libro de los muertos han hallado nuevos sortilegios, y el número actual asciende a 192.13
El trabajo de investigación en el Libro de los muertos siempre ha planteado problemas técnicos debido a la necesidad de copiar largos textos jeroglíficos, que inicialmente eran reproducidos a mano con la ayuda de papel de calco o una cámara lúcida. A mediados del siglo XIX las fuentes jeroglíficas se trasladaron a reproducciones litográficas para hacer más factible la reproducción de manuscritos. En la actualidad los jeroglíficos pueden ser renderizados en un software de edición, lo que unido a la tecnología de impresión digital ha reducido considerablemente el precio de publicación de un Libro de los muertos. Sin embargo, gran parte del material original almacenado en los museos permanece inédito.60

Cronología

Hoja de un Libro de los muertos, c. 1075 - 945 a. C., 37.1699E, Museo Brooklyn.
  • c. 3150 a. C. - Primeros jeroglíficos conservados en pequeños sellos de la tumba de un faraón enterrado en Abidos.
  • c. 3000 a. C. - Inicio de las dinastías numeradas de faraones del antiguo Egipto.
  • c. 2345 a. C. - Primera pirámide real, del faraón Unis, que contiene Textos de las Pirámides, precursores tallados en piedra de los textos de los posteriores Libros de los muertos
  • c. 2100 a. C. - Primeros Textos de los sarcófagos, desarrollados a partir de los Textos de la Pirámides. Muchos sortilegios del Libro de los muertos derivan de estos.
  • c. 1600 a. C. - Primeros sortilegios del Libro de los muertos, en el sarcófago de la reina Monthuhotep, descendiente de los faraones del Imperio Nuevo de Egipto.
  • c. 1550 a. C. - De entonces hasta el inicio del Imperio Nuevo se usan copias en papiro del Libro de los muertos en lugar de inscribir los textos sobre las paredes de las tumbas.
  • c. 600 a. C. - Fecha aproximada en que se fijó una estructura canónica para los sortilegios.
  • Siglo II d. C. - Posiblemente producción de las últimas copias del Libro de los muertos, aunque es una época poco conocida.
  • 313 d. C. - El cristianismo se extiende por Egipto.
  • 1798 - La invasión de Egipto por Napoleón Bonaparte aviva el interés europeo por el antiguo Egipto. En 1799, el artista Vivant Denon elaboró una copia del Libro de los muertos.
  • 1805 - J. Marc Cadet lo publica por primera vez sobre 18 planchas con el título de Copie figurée d'un Roleau de Papyrus trouvé à Thèbes dans un Thombeau des Rois, accompagnèe d'une notice descriptive, Paris, Levrault.
  • 1822 - Jean François Champollion anuncia la clave para descifrar la escritura jeroglífica.
  • 1842 - Karl Richard Lepsius publica el primer gran estudio sobre el Libro de los muertos, numera los sortilegios y los capítulos y acuña el nombre de Libro de los muertos.61